TESLAGRAM: NUEVO METODO DE SEGURIDAD

Teslagram apuesta por que las mariposas sean lo nuevo y más eficiente en seguridad ante falsificación. Se trata de las escamas que le dan color a las alas de las mariposas. Descubiertas por los investigadores del Instituto de Física de Belgrado. Cada escama, de unos cien micrómetros de largo, unos 30 de ancho y unos dos de alto, es como una huella dactilar por tener relieves únicos, diferentes entre sí y de tamaño nano. Lo que genera que no se pueda realizar una copia de ellas. «Esas escamas tienen formas que las hacen únicas a cada una de ellas. Son tan pequeñas que no es posible copiarlas. Y, se trata de estructuras 3D, como pequeños hologramas 3D, que son únicos e imposibles de copiar”- Marija Mitrovic Dankulov, directora del Centro de Innovaciones del Instituto de Física.

Una sola mariposa tiene entre 100.000 y 200.000 escamas y una de estas escamas es suficiente para proteger un objeto. Teslagram únicamente utiliza las escamas de mariposas que mueran por causas naturales. De ninguna forma asesinarían  mariposas para utilizar sus escamas. Es de suma importancia que la escama salga completa y posteriormente adherirla al objeto.

Pegarlas al objeto aún es algo que no tiene muy claro ya que el adhesivo debe ser fuerte. Pero sin cambiar el patrón de la escama y que la proteja al día a día.

¿En qué se puede usar?

Teslagram ha sido desarrollado para proteger tarjetas de crédito, llaves de habitación de hotel o de coche. También llaves de una central nuclear o de organismo en los que se guardan datos delicados. Pero en general sirve para cualquier objeto, pintura, escultura y se espera que para el papel moneda.

Los científicos del Instituto serbio probaron con análisis estadísticos que no existen dos escamas iguales

«Si alguien descubre cómo imprimir un determinado holograma en papel moneda, puede hacer muchos billetes. Si descubre cómo copiar una escama sólo puede falsificar un billete porque para otro la escama es diferente.

#Alterno180                              #DesdeElLadoOpuesto       #Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *