CASTIGAN GASTO A ALCALDÍAS CDMX

Como en los tiempos en que la Ciudad de México era una Regencia, y el gobierno federal le daba trato de limosnera, el Presupuesto 2020 para la capital deja ver con claridad que la federación castigó las finanzas locales, y Morena no metió las manos por la comunidad.

Al presentar ayer el Paquete Económico de la capital para el próximo año, Luz Elena González, secretaria de Finanzas del Gobierno de la CDMX, fue apaleada por la oposición en Donceles, ante una iniciativa que va en perjuicio de los ciudadanos.

En tribuna, el perredista Víctor Hugo Lobo recordó a la funcionaria que la actual administración recibió finanzas sanas, con ingresos robustos, y que en la actualidad esa situación ha cambiado.

Ante el absoluto sometimiento de Claudia Sheinbaum a las decisiones que le dictan desde Palacio Nacional, la ciudad tendrá que reducir los presupuestos para Protección Civil y el Sistema de Aguas, por ejemplo, y apretar a sus contribuyentes.

El Presupuesto 2020 contempla destinar casi la mitad de su gasto estimado en 238 mil millones de pesos al Capítulo 1000, lo que quiere decir que los dineros irán para el pago de nómina y operación burocrática.

Eso sin contar que la capital de la República perdió el Fondo de Capitalidad —por el que tanto se luchó— se redujo el Fondo Metropolitano, el Fondo de Accesibilidad, el Fondo de Infraestructura y el techo de endeudamiento, por citar sólo algunos.

Y todo eso sin que ni Sheinbaum ni sus morenos metieran las manos.

Por eso es que dicen que esta administración se parece a una Regencia, en la cual el responsable se sometía al presidente en turno, y no a un gobierno autónomo como es el de la Ciudad de México.

La administración capitalina permitió que la federación se llevara los fondos locales, básicamente para financiar sus programas asistenciales en el país, y ahora quienes tendrán que pagar ese hueco financiero serán los ciudadanos de la capital, mediante impuestos.

Ante ello el panista Mauricio Tabe dijo que es preocupante la debilidad de las finanzas públicas de la ciudad, no solamente por la caída en los ingresos propios, sino también por la caída en los ingresos federales.

Para tratar de tapar los hoyos, los morenos se inventaron un impuesto extra a las bebidas alcohólicas en bares o restaurantes; más impuestos por hospedaje y anunciaron también un incremento a la tenencia de autos, que será cobrada desde las propias agencias.

L o más delicado es la propuesta de privatizar algunos bienes y servicios que tienen que ver con la operación del Metro, por un monto de 90 mil millones de pesos, que significaría endeudar a la capital por 25 años.

Como que los actuales gobernantes sacaron su vena neoliberal.

#Alterno180             #DesdeElLadoOpuesto

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *