AMAZONAS Y SAHARA DIFERENCIAS QUE SE COMPLEMENTAN

En el Amazonas ocurren deslaves por lluvias e inundaciones que causan un deslave en la tierra, principalmente de fósforo. En el 2007 a 2013 se realizó un estudio donde se recogieron datos estudiando el fenómeno donde el Sahara fertiliza al Amazonas. Arrojo que le brinda elementos que le hacen falta al suelo, a su flora y fauna. Complementando los ya existentes en el suelo del Amazonas. Fue por medio de un vídeo publicado por la NASA donde tras años de investigación muestra a todos los resultados. Se puede observar que una inmensa cantidad de polvo viaja más de 2,000km para llegar al Amazonas.

Aproximadamente 182,000 toneladas de polvo del Sahara atraviesan por el océano Atlántico hasta llegar a América. De esos 27,7 millones al año caen en la cuenca amazónica. De los cuales 22,000 toneladas de fósforo se aportan a la selva ayudando al crecimiento de plantas y árboles. Aportando para contrarrestar las perdidas por los deslaves causados cada años por la actividad normal de la selva.  Estas cifras determinadas por científicos de la Universidad de Maryland.

“Todo el ecosistema de la Amazonía depende de polvo del Sahara para reponer sus reservas de nutrientes perdidos”-Doctor Hongbin Yu Investigador principal del proyecto.

Modo

 Ello mediante el uso de satélites que procesaban los datos en 3D para realizar el mapeo de distribución. Gracias a este satélite  se rastreó la totalidad de polvo que viajaba y la que se quedaba en el camino.

El Sahara es el desierto más grande del mundo de ahí que contenga tantos elementos y puedan viajar a América. Si bien las corrientes de aire son indispensables para tal viaje también la posición del Sahara y el Amanzonas. La variación de su clima es otra ayuda ya que se complementan. La selva tiene un clima tropical y el desierto del Sahara tiene un clima seco y extremista. Con temperaturas calurosas por la mañana y frías en la noche así como lluvias sumamente escasas.

Les dejamos el vídeo publicado por la NASA

#Alterno180                   #DesdeElLadoOpuesto #Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *